Médicos británicos piden reducir las semanas entre dosis de vacuna de Pfizer

Google + Pinterest Linkedin Tumblr +

La Asociación médica británica (BMA, en inglés) ha pedido a los responsables sanitarios reducir el número de semanas entre la primera y la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, por considerar que “no se puede justificar” esa ampliación del periodo a fin de vacunar a más personas.

Ante el alto nivel de contagios de COVID-19 en el Reino Unido por la aparición de una nueva variante del coronavirus en Inglaterra, las autoridades británicas decidieron que la segunda dosis de Pfizer-BioNTech debe suministrarse 12 semanas después de la primera, en vez de tres semanas como recomendó esa farmacéutica.

La decisión de extender a 12 semanas el periodo entre una y otra dosis responde a la necesidad de que más personas puedan recibir la primera y tener algo de protección contra el COVID-19, según han concluido los responsables médicos del Gobierno.

Sin embargo, en una carta que la influyente BMA ha remitido el asesor jefe médico del Gobierno, Chris Whitty, a la que la BBC dice hoy que ha tenido acceso, la asociación admite que está de acuerdo en que la vacunación debe hacerse “lo más rápido posible”, pero ha pedido se reduzca la diferencia de tiempo entre las dosis.

La BMA añade que el Reino Unido está “cada vez más aislado” en esta estrategia, ya que ningún otro país la ha adoptado, y es cada vez más difícil de justificar.

“La ausencia de un apoyo internacional sobre la medida del Reino Unido es motivo de una profunda preocupación y puede arriesgar la confianza de la población y de la profesión (médica) en el programa de vacunación”, señala la misiva.

El presidente de la BMA, Chaand Nagpaul, indicó que hay “una creciente preocupación” de que la vacuna sea menos efectiva si hay una diferencia de 12 semanas entre una y otra dosis.

“Obviamente, la protección no desaparecerá después de seis semanas, pero lo que no sabemos es qué nivel de ofrecerá” después de una diferencia de 12 semanas, añadió.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado un espacio de cuatro semanas entre las dosis y que solo en circunstancias excepcionales sea ampliada a seis semanas.

Pfizer ha recalcado que los ensayos de su vacuna solo mostraron que es efectiva cuando las dosis son suministradas con una diferencia de 21 días.

Inquietud ante la nueva variante

La inquietud de la BMA sale a la luz después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, admitiera ayer en rueda de prensa que hay “evidencias” de que la variante identificada en Inglaterra “está asociada a un mayor nivel de mortalidad“.

“Hemos sido informados hoy de que, además de expandirse más rápidamente, ahora parece también que hay algunas evidencias de que la nueva variante, identificada en Londres y el sureste, podría estar asociada a un mayor nivel de mortalidad“, dijo.

Según las últimas cifras oficiales, ayer se registraron mil 401 nuevos fallecimientos por coronavirus.

El Reino Unido está vacunando con los preparados de Pfizer/BioNTech y Oxford/AstraZeneca y se ha marcado como objetivo vacunar a los grupos más vulnerables, unos 15 millones de personas, para mediados del mes próximo.

FUENTE: AGENCIA EFE

ENLACE INFORMATIVO, 23-01-2021

Compartir.

Dejar una respuesta